post

Insomnio VS rendimiento laboral

 

¿Cansado, ojeroso y sin ilusiones? Seguramente todos en algún momento de nuestras vidas hemos utilizado o escuchado esta frase, sobre todo un lunes por la mañana en la oficina y con toda la actitud de comenzar un nuevo día laboral, sin embargo, en ocasiones nuestro cuerpo y mente no reaccionan de la forma que uno quisiera, esto debido a que la noche anterior pudimos haber padecido una falta de sueño.

Tal como lo menciona la DSM-IV TR (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) define el insomnio primario como la dificultad para iniciar o mantener el sueño, o la sensación de no haber tenido un sueño reparador durante al menos 1 mes, que provoca un malestar clínicamente significativo o un deterioro laboral, social o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

Si trasladamos esto al entorno laboral, se puede traducir como una total falta de rendimiento, tanto en nuestro pensamiento como en acción, desde un simple error de captura hasta un derramamiento de café en la presentación de un nuevo proyecto o simplemente dejando de realizar actividades fundamentales para el buen desempeño en el trabajo, nuestra mente no se enfoca con la suficiente cordura para hacer frente a los desafíos diarios, ni que decir de sacar punta a un lápiz, y es que con sueño, hasta la tarea más sencilla se vuelve agobiante.

Ahora bien, ¿Qué regularmente causa este trastorno del sueño? Acorde al DSM-IV TR, muchos individuos con insomnio primario tienen una historia de sueño «superficial» o fácilmente alterable antes de la aparición de problemas de sueño persistentes. Otros factores asociados son una preocupación excesiva (ansiosa) por la salud y un aumento de la sensibilidad a los efectos diurnos de la falta, aunque sea ligera, de sueño. Llámese problemas en el trabajo, o en nuestra vida laboral, generalmente nos acostamos con una preocupación acerca de lo que pudiera o no suceder al día siguiente, y esto conlleva comúnmente a lo que denominamos estrés, y lo que ocurre posteriormente es sin lugar a dudas, un aletargamiento de todo nuestro sistema nervioso.

El insomnio hoy en día ya es un padecimiento alarmante e incluso la OMS (Organización Mundial de la Salud) la ha llegado a considerar como un problema de salud pública, puesto que aproximadamente un tercio de la población mundial sufre de insomnio.

Existen muchos remedios que generalmente son eficaces para tratar el insomnio, aunque muchos son contraproducentes, por lo que lo más recomendable según los expertos para combatir loshorribles efectos de este trastorno son:

  •  Evitar cenas pesadas
  •  Abstenerse de tomar alcohol antes de acostarnos
  •  No realizar ejercicio intenso antes de acostarse
  •  Intentar dormir y despertarse en horarios fijos
  •  Evitar cualquier tipo de discusión justo antes de conciliar el sueño
  •  Procure desconectarse de los apartaros eláctrónicos por lo menos 1 hora antes de dormir .

Y…recuerde:La buena conciencia, es la mejor almohada para dormir (Sócrates)

Juan Elías Moreno

Asesor de Canalización de Talento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *