post

Alta especialización, la demanda empresarial en 2015.

La OCDE define al capital humano como “el conocimiento, las competencias y otros atributos en los individuos que son relevantes para la actividad económica”; sin embargo, muchas veces la formación de los profesionales no corresponde con lo que el mundo laboral demanda.

La diferencia entre el talento que egresa de las universidades y las necesidades del mercado laboral son cada día mayores. Particularmente en México, el cambio se está presentando por muchos frentes y de manera simultánea, gracias a las reformas estructurales que se han aprobado recientemente, lo que podría aumentar aún más esta diferencia, de manera que no puedan cubrirse las necesidades del mercado de manera local.

Los profesionistas de hoy deben tener en mente que para disponer de mejores oportunidades y ser competitivos en el ámbito laboral requieren mantenerse activos y actualizados en su área de especialidad y en otras materias, con el propósito de responder a los vertiginosos cambios tecnológicos.

Pero decidir qué tipo de estudios se debe o conviene tomar no es fácil, y para ello es importante tomar en cuenta diversos factores como: el tipo de conocimientos que se quieren adquirir, el tiempo que se tiene disponible y el presupuesto.

Una maestría es útil para quienes buscan enfocarse en un área determinada, pues los temas se tratan de manera más profunda, a diferencia de un diplomado. Además, para obtener un título como maestro es necesario realizar un trabajo o proyecto de tesis que demuestre el dominio del tema seleccionado, así como capacidad de investigación.

Si se quiere estudiar una maestría es necesario saber que esta, por lo general, tiene una duración de dos años y para poder cursarla es necesario poseer una licenciatura.

En cuanto a los diplomados, estos son muy atractivos, pues suelen ser más cortos que otro tipo de estudios y los temas que abordan se actualizan en forma constante; además, los costos son más accesibles.

La desventaja es que no tienen certificación oficial, no se obtiene ningún título y tienen menos peso que las maestrías, tanto en formación como para el currículum.

Lo importante es mantenerse actualizado e informado para siempre ser competitivo con lo que el mundo laboral busca.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *